El programa de viviendas del barrio Saavedra Lamas, iniciado en el 2008, tuvo como plan original la creación de 550 viviendas con financiamiento del gobierno nacional en mancomún con el Municipio de José C. Paz.

Esta obra se detuvo en 2014 con 200 casas aún sin terminar. En 2017 se retomaron los trabajos con financiamiento provincial pero solo duraron hasta abril de este año. El saldo fue de 300 viviendas casi concluidas, un centro de salud que solo tiene las paredes y un jardín de infantes supuestamente terminado pero que nunca se habilitó.

Fue a raíz de un informe televisivo que esta obra volvió a tomar estado público y no faltaron quienes se aprovecharon del abandono del terreno y de la inacción de las autoridades municipales, que ni siquiera se preocuparon por prevenir algo que era inminente, y en la propia nota, el periodista señaló que “no va a pasar mucho tiempo hasta que alguien venga y se las lleve”, en referencia a las aberturas que quedaron tiradas dentro del predio.

Dicho y hecho, no pasó una semana y varias personas se robaron materiales, al mismo tiempo que varias viviendas han sido usurpadas. SMnoticias tuvo acceso a una publicación en Facebook donde, con total impunidad, se ofrece un terreno “ganado” dentro del barrio Saavedra Lamas a 35 mil pesos.

“Cuando llegue la orden vamos a ver quienes no están en la lista y van a ir presos”, aseguró el intendente Mario Ishii, lo cual parece extraño, ya que si alguien está inscripto para recibir una vivienda no tendría por qué usurparla.

No solo es llamativa la inacción municipal al no colocar cámaras de seguridad o vigilancia en el período que dura la obra, sino también debería preguntarse por qué sólo se hicieron 300 de las 550 casas prometidas. Otro plan de viviendas por el que José C. Paz debe dar explicaciones.