El hecho ocurrió hace más dos meses pero fue descubierto ayer. Por el crimen detuvieron al padrastro, ya que un hermano mayor de la víctima le contó a la Policía que vio cuando el hombre mató al niño.

Una comerciante de la localidad bonaerense de Villa Rosa se comunicó con la Policía para dar aviso de lo que luego sería un macabro hallazgo. En la llamada al 911, la mujer dijo que un adolescente que había ido a su fiambrería a pedir algo de comida le reveló que su hermano menor había sido asesinado por su padrastro.

Según fuentes policiales, el chico, de 14 años, le contó que el acusado mató a golpes al niño cuando vivían en la calle Colón de la localidad de Matheu, en el partido bonaerense de Escobar. Le dijo que el crimen fue hace más de dos meses, mientras transcurría agosto. Además, le dijo que presenció el momento en el que el cadáver fue enterrado en un terreno baldío cercano.

Horrorizada por el relato, la comerciante decidió dar aviso a las autoridades. De inmediato, se puso en marcha un operativo. El fiscal Matías Ferrairos, del Departamento Judicial Zárate Campana, inició la investigación y la toma de testimonios. Tras ello, ordenó rastrillajes en el descampado que indicó el adolescente.

Efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires y de la Dirección Departamental de Investigaciones de Campana se dirigieron hasta el lugar. Allí, entre la tierra, encontraron restos humanos envueltos en una frazada que serán analizados aunque se presumen que pertenecen al cuerpo del nene, al cual se identificó como Gastón Rodríguez.

Tras el hallazgo, el sospechoso, llamado Héctor Esteban Montero, de ocupación parquista y que actualmente estaba viviendo en la calle Chaco de Matheu, fue detenido e imputado de “Homicidio calificado por el vínculo” por el fiscal. Será indagado en las próximas horas.