¿Servirá el tarifazo que Mario Ishii aplicó a los vecinos para finalmente terminar con las calles de tierra? Utópico planteo. Mientras tanto la gente sigue sufriendo la desidia del gobierno del hombre del poncho. Puerto Príncipe debió ser asfaltada después de la obra de Ruta 8, realizada por el gobierno provincial, pero nada pasó.

“Es la única entrada al barrio -Parque Alvear 3- y no la arreglan”, reclama un vecino en contacto con el Whatsapp de SMnoticias. Al lodazal se le suman las zanjas abiertas que resultan ser trampas para los conductores que no conocen las calles paceñas.

Y ahora, con el calor, las aguas estancadas se convierten en focos infecciosos y criaderos de mosquitos que luego pueden ser vectores de Dengue, Chikungunya y Zika. ¿Fumigación? Bien gracias.