Los trenes San Martín y Urquiza vienen sufriendo desde ayer importantes demoras e interrupciones que escapan a los problemas habituales. Según varios usuarios, las vías se deforman. Las causas: El calor, la falta de mantenimiento, la mala calidad constructiva y los pésimos materiales.

Los problemas de dilatación de la infraestructura de vía por el calor vienen ocasionando inconvenientes en los servicios de trenes metropolitanos. El caso más llamativo es el ocurrido en el viaducto del ferrocarril San Martín, inaugurado hace meses por el gobierno de Mauricio Macri donde la traza férrea se deformó en cercanías de estación La Paternal.

También se registraron problemas de dilatación en la línea Urquiza. En este caso, la deformación se dio en un tramo de vías antiguas, con durmiente de quebracho, que a la vista no presenta ningún mantenimiento por parte de la empresa Metrovías. Ocurrió en cercanías de estación General Lemos, en San Miguel.

Afortunadamente este fenómeno pudo ser percibido por personal ferroviario y evitó situaciones riesgosas para los pasajeros.

Esto pasa cuando se doblan las vías