Roberto Benítez Escobar, paraguayo de 33 años, fue asesinado a balazos por un delincuente. Al menos dos individuos participaron del hecho, los que lograron darse a la fuga sin llevarse el dinero que la víctima tenía en su poder.

El cuerpo sin vida del extranjero apareció en un descampado de Colonia y Federico Lacroze. Presentaba un impacto de arma de fuego en el hemitórax izquierdo.

Los vecinos escucharon tres detonaciones, al momento acudieron al auxilio, pero el hombre ya había muerto.

Al arribo del SAME, casi después de una hora de sucedido el episodio, vecinos obligaron al médico a contar el dinero que el ultimado tenía en su posesión, poco más de 30 mil pesos, para evitar que se lo robe la Policía, dijeron. Tampoco se robaron su teléfono móvil.