Ricardo Pérez, vigilador privado, fue grabado por vecinos del barrio Barrufaldi de San Miguel masturbándose frente a una nena de 4 años. Estuvo detenido pero la Justicia lo liberó. Los vecinos decidieron hacer justicia por mano propia.

Ocurrió en el domicilio de la calle Andrade al 1900. Los vecinos grabaron el accionar del degenerado que se tocaba delante de una pequeña en la terraza. Los mismos ciudadanos hicieron la denuncia ante la comisaría segunda de San Miguel. Los oficiales lo detuvieron para notificarlo, pero lo liberaron a las pocas horas. Ante la inacción judicial, la gente hizo justicia por mano propia y lo lincharon, informaron en Twitter, en la cuenta Bella Vista – Buenos Aires.

Las imágenes indignan, pero muestran una realidad que se da muchas veces entre cuatro paredes. Otra realidad, la de la Justicia insensible que solo actúa cuando los hechos ya están consumados, indignó aún más a los vecinos que habían denunciado ante las autoridades la situación para evitar que este ser macabro vuelva a poner en riesgo la integridad de la menor.

Fue la misma Policía la que nuevamente resguardó al sátiro y evitó una golpiza mayor.