El temporal castigó con fuerza a la zona oeste del conurbano. Hubo inundaciones que en su mayoría, por la falta de obras hidráulicas, se prolongaron durante varias horas afectando a vecinos de distintas ciudades. En muchos casos el agua entró en las casas. Hubo árboles caídos y voladura de techos.

Las lluvias intensas y el déficit de infraestructura -responsabilidad compartida entre municipios y Provincia- causaron importantes inundaciones en barrios del conurbano bonaerense. La situación se agravó en zonas cercanas a arroyos y zanjones, donde se pudo ver a la gente con el agua por las rodillas.

Se registró una caída de agua casi record en alguna zonas, 100 milímetros según en pluviómetro de Defensa Civil Merlo, partido que resultó fuertemente afectado en localidades como Pontevedra, donde vecinos perdieron bienes materiales. Así pasó por ejemplo en el barrio Santa Julia, cuando la inundación entró a las casas. Hubo protestas y cortes en avenida Otero, altura de la Unión.

No todos los municipios sufrieron las inclemencias del tiempo de la misma manera, en comunas con mayor cantidad de asfaltos, la situación no fue tan compleja, no obstante, en partidos como José C. Paz, donde la mayoría de las calles son de tierra, los vecinos vivieron dos jornadas para el olvido.

También hubo afectaciones en zona norte, como en Boulogne, San Isidro, donde se debió cerrar momentáneamente un paso bajo nivel inaugurado hace pocos días, o en San Fernando, donde los Bomberos debieron acudir a emergencias relacionadas con voladuras de techo y ramas caídas.