Detuvieron a un subcomisario y a un capitán de la Bonaerense acusados de integrar una banda que cometía entraderas. Se trata del capitán Walter Edgardo Robles, de 53 años, y del subcomisario Miguel Alejandro Torres, de 37. Ambos prestaban funciones en la Dirección Departamental de Investigaciones de Moreno.

Los arrestos se produjeron a raíz del robo a una vivienda de la localidad de Olivos, en Vicente López. Días atrás, cuatro delincuentes armados y vestidos con uniforme de policías asaltaron una casa ubicada sobre la calle José Ingenieros al 1200 de Olivos. De acuerdo a la investigación, los ‘poliladrones’ redujeron al propietario, de 39 años, y escaparon en un Chevrolet Onix blanco.

Ese vehículo utilizado por los asaltantes fue cargado en el sistema lector de patentes y en el anillo digital del Municipio de Vicente López y de la Ciudad de Buenos Aires. Esos datos fueron vitales para la captura, ayudando a los efectivos de seguridad tras la alerta en el sistema.

El rodado en el que se movilizaba Robles tenía el número de chasis y motor adulterados, y posee pedido de secuestro activo por el robo.

El capitán no estaba solo, ya que una camioneta Ford Ranger azul que manejaba Torres lo seguía de cerca. Al ver el arresto de su colega, el subcomisario intentó escapar a pie. No llegó lejos, lo arrestaron a las pocas cuadras. En su camioneta la Policía encontró, además de la credencial de policía y la pistola reglamentaria, una suma de 120 mil pesos.

Los dos ‘poliladrones’ quedaron a disposición de la Justicia. Se investiga su posible relación con más de un hecho. Las autoridades sospechan que como modus operandi y aprovechando su condición de integrantes de la Policía Bonaerense, simulaban allanamientos y desvalijaban viviendas.

Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada de Vicente López. Trascendió que ambos quedaron desafectados de la fuerza.