Esta semana, los vecinos de José C. Paz se volcaron al Whatsapp de SMnoticias para, en algunos casos, suplicar al gobierno de Mario Ishii acciones para sacarlos de la postergación y el abandono del que son víctimas por el solo hecho de vivir en el distrito.

Algunas situaciones llegan a poner en riesgo su vida, como puentes sin barandas, lugares donde no ingresan ambulancias ni patrulleros, y el testimonio de vecinos con discapacidad y electrodependientes que ven día a día su salud deteriorada por la irresponsabilidad del Estado Municipal.

“Vivo en Bogotá y Carmen Puch, hace años que pido por favor que me pasen una máquina en mi calle de tierra”, sin éxito, cuenta Jorgelina.
No tenemos servicio de cloacas, ni agua corriente, ni gas de red. Tampoco veredas ni calles“, agrega en una descripción que parece de la edad de piedra.
La vecina se indignó aún más cuando “en la boleta de la luz subió de categoría el barrio, y en consecuencia, el servicio pasó a 2 mil pesos”. “Soy electrodependiente”, dijo.


“Vivo en Parque Alvear 3 desde hace 48 años, es el barrio más olvidado“, asegura Ariel.
“Tengo todos los impuestos pagos y miren las calles, ¡Son una vergüenza!“, exclama con bronca el vecino de Washington y Lanín.


“Esto es Santo Domingo, entre Ruta 8 e iglesias. ¡No se puede más!“, dice Rubén, quien al ser papá de un “nene con discapacidad, tengo que dejar el auto en una vecina porque no se puede pasar”.
“Hace años que reclamamos y no vienen, lo hicimos también en la Delegación de León, no hacen nada, eso que están en campaña electoral, imagínense cuando no lo están“, agrega el vecino, quien cuenta que en el barrio hay un jardín de infantes al cual se hace imposible llegar los días de lluvia, situación que empeora con el agua que baja directamente de la ruta.
También Rubén denuncia la falta de iluminación en la zona: “Hay dos luces en la calle, están quemadas, de noche la oscuridad es total”.

De la misma cuadra, Ángela, vecina del Barrio de León, envía una imagen también de Santo Domingo y F. Iglesias, intersección completamente inundada. “Es la entrada de un jardín donde llevamos a los chicos” cuenta la mujer.
Son un desastre todas las calles de José C. Paz, vayas a donde vayas esta todo roto”, expresa en contacto con el Whatsapp de SMnoticias.

Roque Sáenz Peña y Jorge Newbery, “una vergüenza esta calle, toda la vida inundada”, cuenta la vecina Viviana.


Así nos tienen en José C. Paz, ¡en el barro!“, exclama Nancy, vecina de Blandengues y Canning.
“Hace años nos prometen hacer el asfalto. El martes 24 de septiembre cayeron las máquinas, la emoción de todos era inmensa, pero no duró mucho: Emparejaron las calles de tierra rompiendo parte de las veredas y entradas de autos“, cuenta la mujer, quien da testimonio de que los municipales se comprometieron a “poner cerámica partida, lo que hasta hoy no cumplieron“.
“La lluvia de la semana hizo de todo un lodazal”, por lo que el paliativo apenas duró un par de horas.

En José C. Paz las calles son un desastre, sumado a los vecinos que tiran mugre y agua”, nos dice Solange, de Triunvirato y Manuel de Pinazo.

“En Álvarez Jonte al 200, esquina Chopin, vinieron y solo arreglaron la cuadra del depósito mayorista Mitre, a nosotros ni ‘cascotitos’ nos tiraron“, cuenta a través de un audio Daniel.


“Acá en el barrio San Adolfo, donde está la Escuela 32. la calle está toda rota, no hay bocas de tormentas, se inunda todo, hasta el interior del colegio. No hay alumbrados, tampoco barrenderos ni recolección de residuos; todo esto lo pagamos en las boletas municipales“, nos cuenta un vecino del lugar.
En un audio, el hombre se explayó más: “Los vecinos llevamos a los chicos a la escuela descalzos, cuando llegamos les ponemos las zapatillas”. “Supuestamente el agua debe desagotar al zanjón de las casitas, pero acá no hay ninguna obra hidráulica hecha, por lo que convivimos con el agua podrida“, agregó.

“El estado de las calles es de total abandono, sin desagües ni sumideros”, cuenta Gustavo. “Ni hablar de cloacas, y los pozos ciegos colapsados. No hay vecino que no tire sus desperdicios a la calle”, agregó.
El vecino de Mayaguez atraviesa a diario el puente sobre el arroyo Belaustegui, el que “no tiene barandas“, cuenta. A la espera de una tragedia.

“Me sumo a las denuncias de las calles de José C. Paz con fotos de nuestro barrio, la calle Finochietto y Las Tres Marías, un total abandono, cuando llueve es imposible hasta caminar”, comenta Patricia en contacto con este medio.
“A los chicos del Jardín 913 y varios vecinos no videntes, les cuesta muchísimo transitar”, agrega.

“Soy un vecino de José C. Paz, de la calle General Pinto y Eva Perón dónde tenemos un colegio y una sala de primeros auxilio sin profesionales, hospital vacío que cierra a las 6 de la tarde“, cuenta Gustavo, alias “Pelado”.
“La verdad, hace 50 años que vivo acá y esto no cambia más”, exclama, mientras hace una consulta repetitiva: “¿Cómo puede ser que la gente siga votando al mismo intendente que los tiene viviendo en la miseria?“.
Gustavo agregó: “Tengo reclamos hechos en los cuales se burlan, porque nunca dieron solución a nada”.


“Así vivimos en el Barrio Lamas de José C. Paz: Inseguridad, basural y sin luces“, denuncia Mónica, de “Las casitas”.
La vecina dice que la zona es tierra de nadie, a donde “no entra la Policía“. “Hasta los portones de las casas se llegan a robar”, exclama la mujer, quien resignada dice: “Tenés que vivir como en una cárcel, llenos de candados y cadenas”.

Los vecinos también enviaron videos del pésimo estado de las calles, donde la ausencia hidráulica provoca inundaciones que se prolongan por días y días. En otros casos, las calles son de barro, y en la vida tuvieron mantenimiento.

Avenida Héctor Arregui, con el agua que ingresó a las casas y a los comercios, según nos muestra Hernán.

Calle Guadalajara y Laprida, en el barrio Alvear, “con estiércol que sale de las zanjas”, y donde “nadie hace un corno por el barrio”, cuenta Luis.

Calle Guadalajara entre Mansilla y Pirovano. “La verdad es que nos agarran para la joda: Hace un par de años tiraron cerámica, después Edenor hizo un desastre, y ahora para rematar vinieron a limpiar las zanjas y nos dejaron esto”, dice Luz. “No se puede entrar ni salir; no pasa la Policía, lo que colabora con la delincuencia; no entran ambulancias ni remises; ¿Se puede vivir así?; ¿Es justo esto?“, se pregunta.

Calle Juan Cruz de Varela, en el barrio 25 de Mayo Sur, fondo del predio de la ex fundación Natalio Salvatori. “Así están las calles, un verdadero desastre, una vergüenza”, exclamó Cristian.

Calle Fraga, desde Pueyrredón hasta Arricau. “Los baches que no arregla el intendente, tenemos que esquivarlos para poder llegar a destino. Cuando hay mucho tráfico, hasta te podes ir al zanjón”, relata Mónica en el video, resignada, pero sin perder la buena onda.

Calle Estanislao del Campo entre Verapaz y Guanacaste. “Imposible transitar cuando llueve, ni la recolección de basura viene”, exclama María. “Los desniveles por el barrio tienen más de 40 centímetros”, comenta también.

Calle Mayaguez y Puerto Príncipe, en el puente del arroyo Belaustuegui. Como lo denunció antes otro vecino de la zona, Aldo cuenta que “el puente es un asco, y la gente tira desechos cloacales”. Falta de Estado, anarquía vecinal.