Los testimonios de padres de las escuelas 21 y 27 que llegaron al Whatsapp de SMnoticias dejan en claro el total desmanejo e incapacidad de los funcionarios paceños que exponen a los chicos a convivir en los ámbitos educativos con la peor contaminación y focos infecciosos. ¿Y los gremios?

“En el colegio donde van mis hijos los pozos de los baños están rebalsados y los chicos no tienen clases, debido a que el Consejo Escolar no tomó medidas”, denuncia Gisele, una mamá de la Escuela Primaria 21. La decisión de suspender las clases fue de los directivos ante la peligrosidad que conlleva convivir con desechos cloacales.

Situación similar atraviesan los alumnos de la Escuela Primaria 27. “Los chicos no tuvieron clases, primero, porque se llenaron los pozos y además, tenían problemas eléctricos. Fueron unos días y retomaron las clases. Hoy nos encontramos con la misma problemática: Los pozos están desbordados”, denuncia Fátima.

“Algunos docentes pretenden que nuestros hijos asistan a clases de igual forma, a sabiendas que los exponemos a enfermedades”, reclama la vecina, quien afirma a su vez que el estado edilicio del la institución pública es de “un abandono absoluto”.