El presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal encabezaron ayer la inauguración de tres nuevos tramos de la autopista de la Ruta Nacional 7, en el partido de Junín, y ratificaron el compromiso de continuar trabajando juntos para llevar adelante obras que contribuyan a mejorar la seguridad vial y a cuidar la vida de los argentinos.

“El abandono, el descuido, el olvido de años por parte del Estado y la mala política llevó muchas vidas de seres queridos de muchos de los que están acá, y esto pasó lamentablemente en todo el país”, dijo el presidente.

Sostuvo que “por eso nos lanzamos a este trabajo y nos comprometimos desde el día cero” con la convicción de que “se podía, que realmente podíamos cambiar la realidad, que no teníamos que resignarnos eternamente”.

Macri y Vidal estuvieron acompañados durante el acto por el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich; el intendente local, Pablo Petrecca; y vecinos de Junín y de otras localidades de la zona.

El jefe del Estado subrayó en su mensaje que estas obras fueron puestas en marcha en todo el país para responder a una “urgencia” ante la demanda de la gente que sentía temor cuando sus familiares salían a transitar rutas que se habían convertido en una “trampa mortal”. Agregó que ahora “la urgencia pasa por lo económico”.

“Sé que ustedes, la clase media de este país, ha hecho el mayor esfuerzo, especialmente en este último año y medio, que fue muy duro. Y sé que todos necesitamos sentir que estamos en un país que vuelve a crecer, y eso está comenzando”, afirmó.

Macri remarcó que “pasada la elección vamos a volver a crecer, vamos a volver a salir adelante, va a crecer el empleo, va a mejorar el salario y va a haber alivio en el bolsillo”.

“Todo eso porque ese esfuerzo que ustedes han hecho no ha sido en vano. Hemos empezado a resolver problemas que arrastrábamos hace décadas y que nunca se encaraban, se ocultaban, se negaban, y ahora aprendimos a exigir la verdad y a querer saber cuál es la realidad sin maquillaje para poder cambiarla”, aseveró.

Por su parte, María Eugenia Vidal recordó los encuentros con los vecinos autoconvocados que habían perdido familiares en accidentes ocurridos en la Ruta Nacional 7 y que reclamaban para que se concretara esta obra.

“Por la lucha y el no rendirse de muchas mujeres es que valió la pena este esfuerzo”, señaló y expresó su agradecimiento “a Mauricio, a Guillermo y a todo su equipo, porque sin su compromiso esta ruta no sería una realidad”.

La gobernadora sostuvo que el presidente “vino, se comprometió con nosotros en 2015 y cumplió”. “Nos demostró por qué tenemos que seguir trabajando juntos, por qué vale la pena no darse por vencidos, y como ustedes no se dieron por vencidos, nosotros no nos dimos por vencidos y no nos vamos a dar por vencidos en nada que tengamos que enfrentar juntos, afirmó.

La obra inaugurada forma parte del proyecto integral para transformar en autopista 189 kilómetros de la Ruta Nacional 7 en la provincia de Buenos Aires, de los cuales ya se avanzó en la ejecución de 89 kilómetros.

La transformación en marcha contribuirá a reducir los tiempos de viaje y a mejorar la seguridad vial en el corredor, por el que circulan diariamente más de 10 mil vehículos entre automóviles particulares, camiones de carga y micros de transporte de pasajeros.

Los tres tramos habilitados esta tarde abarcan un total de 40 kilómetros, San Andrés de Giles-Heavy, 20 kilómetros; Chacabuco- O’Higgins, 10 kilómetros; y La Agraria-Junín, 10 kilómetros.

La obra generará también una importante reducción de costos logísticos en una estratégica vía de circulación que conecta al puerto de la ciudad de Buenos Aires y a las principales ciudades agrícolas del noroeste bonaerense con las provincias de Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza hasta el cruce internacional “Cristo Redentor”, que lleva a Chile.