El gobierno de Alberto Descalzo puso en funciones ayer la Guardia del edificio conocido como “Hospital del Bicentenario” tras mudar y cerrar la unidad sanitaria Ramón Carrillo.

Luego de un acuerdo entre el gobierno provincial, el PAMI y el Ejecutivo municipal, el Hospital del Bicentenario, o de Ituzaingó, comenzó a funcionar parcialmente, al igual que el SAME, que empezó a brindar servicios a los vecinos tras el reclamo de los concejales encabezados por Gastón di Castelnuovo.

Desde ayer se habilitaron las instalaciones del nosocomio de Brandsen y Roca que pertenecen al PAMI. La obra social firmó un convenio con la Municipalidad de Ituzaingó a través del cual le cedió el uso y explotación de unos 6 mil metros cuadrados. El edificio que se comenzó a construir hace 16 años tiene 17 mil metros cuadrados y fue inaugurado por Alberto Descalzo en 2015 sin que la obra se haya concluido.

El gobierno local trasladó al lugar la sala de primeros auxilios de Brandsen 3859, por lo que el hospital no funcionará como tal, sino como centro de salud ampliado, con Clínica Médica las 24 horas y terapia intensiva, además de Pediatría, Ginecología, Obstetricia, Traumatología, Urología, Laboratorio, Vacunatorio y un Centro para la Atención de la Mujer. Por ahora no hay internación.