Es una política que tiene como objetivo evitar la deserción escolar y garantizar la permanencia en el sistema educativo. Se encuentra en el edificio donde funcionan dos escuelas que tienen la mayor matrícula del distrito.

El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, inauguró la primera sala maternal que funciona dentro de una escuela secundaria, destinada a los hijos de estudiantes padres y madres, una iniciativa que tiene como objetivo evitar la deserción escolar y garantizar que los jóvenes puedan permanecer en el sistema educativo. Es una de las pocas que existen en toda la región.

La sala funciona en el establecimiento que comparten las escuelas de Educación Secundaria 1 “Esteban Echeverría” y 4 “Manuel Dorrego”, que representan la matrícula de alumnos más grande en el partido.

“Generamos derechos, protegemos a nuestros jóvenes y seguimos incluyendo”, señaló el intendente en el acto donde se puso en funcionamiento el espacio, y agregó: “El Estado municipal, junto al Consejo Escolar y la comunidad educativa, posibilitan este tipo de acciones que son muy importantes para nuestra comunidad”.

Por otro lado, se refirió a los programas educativos y las medidas que se pusieron en marcha durante su gestión: “La semana que viene arrancamos la cuarta edición de ‘Mi primer viaje de egresados’, que garantiza un viaje de fin de curso a los chicos de las escuelas públicas primarias, continuamos con ‘Cuarto al agua’, que enseña a los chicos a nadar, y seguimos invirtiendo en infraestructura escolar para recuperar las escuelas”.

La sala maternal permite que los estudiantes padres o madres que no tienen la posibilidad de dejar a sus hijos a cargo de un cuidador, puedan concurrir a la escuela y llevar a los niños a este espacio que está especialmente diseñado para albergarlos y cuenta con un equipo docente responsable que lo coordina.

En la inauguración estuvieron presentes el rector de la Universidad Nacional de Hurlingham, Jaime Perczyk; el secretario de Educación y Deportes del Municipio, Martín Tufeksian; el presidente del Consejo Escolar, Jorge Verón; directivos; docentes y estudiantes.

“Es una iniciativa de gran importancia, ya que en el 15 por ciento de los partos en nuestro país la mamá tiene menos de 19 años y, de acuerdo a datos del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, el 67 por ciento de los mal llamados “ni-ni” son jóvenes que cuidan de sus hijos, hermanos o familiares”, destacó Perczyk.

“Como política pública hay que construir salas maternales en escuelas secundarias, universidades y lugares de trabajo para poder dar respuesta a dos derechos, el de los chicos y chicas a ser cuidados y protegidos; y el de los papás y las mamás en edad escolar a estudiar, poder terminar la escuela y trabajar”, concluyó.