Cientos de vecinos y militantes se congregaron el domingo a la tarde en la Plaza San Martín de Morón donde, en el marco del cumpleaños de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, dieron una señal de respaldo tras la dura derrota electoral en las PASO frente al kirchnerista Axel Kicillof. Entre llantos, “la Leona” parece consolidarse, por el clamor popular, como líder de la oposición, de repetirse los resultados en octubre.

“Si, se puede” y “La damos vuelta” parecen ser los leitmotiv del Pro por estos días. Lejos del pegadizo “Macri ya fue” que entonan los seguidores del Frente de Todos, los militantes de Cambiemos intentan que no decaiga, aunque consultados por SMnoticias, no parecen seguros de que los números se reviertan en las elecciones generales.

“Chorros”, “Son la violencia y el caos”, “Populistas”, eran algunos calificativos recabados para los candidatos K. “Hubo robo” en la elección, manifestó una mujer. También se oyeron duras palabras para el dirigente social Juan Grabois y el sindicalista docente Roberto Baradel.

Vidal “la mejor gobernadora de la historia, no es mafiosa ni corrupta, ni vinculada con los narcos”, exclamó un vecino de La Matanza.
La mayoría de los consultados, también respaldaron la gestión nacional de Mauricio Macri.

Uno de los candidatos a intendente presentes en la convocatoria fue el periodista Luis Otero, quien se enfrenta en Avellaneda al ultra K Jorge Ferraresi. El ex hombre del Noticiero Trece rechazó el calificativo “sin tierra” que en el Pro les otorgan a los aspirantes a jefes comunales. “En todo caso somos sin gestión, porque yo tengo tierra, es Avellaneda”, remarcó.
El abogado hizo continuo hincapié en “el momento emotivo” que se vivía en la plaza de Morón y en el cariño de la gente hacia la gobernadora, evitando preguntas políticas, sin embargo, reconoció que “tendremos que estar más despiertos” en la fiscalización de votos en octubre.
“Nuestro ánimo es el mismo, con la misma fuerza para defender nuestra república, nuestra libertad, y nuestro sistema democrático, con transparencia y luchando por una Argentina mejor”, exclamo Otero, mientras afirmó que llegó a la política para quedarse.

La jornada finalizó con María Eugenia Vidal visiblemente emocionada saludando a los cientos de vecinos y militantes de Juntos por el Cambio congregados en el centro moronense. La escena, desde su lado, se asemejaba a una despedida, mientras que del otro, al empoderamiento de un sector de la sociedad que ve en la gobernadora el liderazgo para reconstruir representatividad de cara a 2023.

En la desconcentración se registraron agresiones desde algunos militantes y funcionarios del intendente Ramiro Tagliaferro, quienes impidieron el trabajo del equipo periodístico de este diario digital.