El Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, integrado por los bloques del Frente Renovador, Unidad Ciudadana, Frente Amplio Justicialista y Partido Justicialista – Unidad y Renovación, impulsa una ley que declara la emergencia alimentaria y nutricional. Habrá un pedido de sesión especial en Diputados para tratar la iniciativa en el recinto.

La autoría de la ley pertenece al titular de la bancada massista, Rubén Eslaiman, y lleva el apoyo de los presidentes de bloque Florencia Saintout, Unidad Ciudadana; María Alejandra Martínez, del Frente Amplio Justicialista; y Julio Pereyra, y Partido Justicialista – Unidad y Renovación, y busca declarar la emergencia por un año para atender las consecuencias de la crisis económica y social que padece nuestro país.

Dicha demanda ya la han solicitado las organizaciones sociales, la Iglesia, el Congreso y los intendentes del conurbano e interior bonaerense que se ven obligados a exigirle al actual gobierno que actué de manera urgente ante esta problemática que afecta a millones de argentinos.

En su articulado, la norma prevé que el Poder Ejecutivo provincial gestione un aporte extra del gobierno nacional para que refuerce la asistencia económica y alimentaria que realiza de manera directa a diferentes comedores y merenderos de toda la provincia de Buenos Aires para que puedan cubrir las necesidades de niños y adultos que se encuentran en estado de vulnerabilidad.

Asimismo se impulsará, tras la promulgación de la misma, la apertura de nuevos comedores escolares y copas de leche en todas las escuelas de ciclo primaria, secundaria y terciaria y que funcionen durante los fines de semana.

La emergencia alimentaria también garantizará -a través del gobierno provincial- la provisión de medicamentos para todos los hospitales y centros de salud.

“No podemos esperar a que el gobierno nacional reaccione como se le está pidiendo y declare en consecuencia la emergencia alimentaria en el país. Por ese motivo, impulsamos este proyecto para avanzar en nuestra Provincia”, indicó Rubén Eslaiman.

Y agregó: “Esta crisis afecta directa e indirectamente a toda la población y no debería tener discusión alguna para avanzar con un sector que la está pasando mal a causa de las malas decisiones de los gobiernos nacional y provincial”.