Un caso único en la sección electoral es el de San Miguel. Uno de los pocos municipios de la provincia donde Mauricio Macri y María Eugenia Vidal perdieron fuerte, pero el intendente se impuso con holgura al candidato K. Méndez amplió su ventaja y en porcentajes obtuvo 50,24% frente a 39,9% de Francisco ‘Franco’ La Porta.

Según había arrojado el escrutinio provisorio, el joaquinismo se imponía por 16.450 votos, pero la realidad amplió la diferencia: Jaime Méndez superó al ex sciolista La Porta por 17.353 electores. En concreto, 84.303 versus 66.950.

Mientras tanto Alberto Fernández ganó en San Miguel con 90.672 votos, frente a 56.529 de Mauricio Macri, lo que destaca el voto municipalizado del vecino, que priorizó la gestión local por encima del gobierno nacional. Lo mismo pasó con Axel Kicillof, candidato a gobernador, que cosechó 86.016 votos, 21 mil más que María Eugenia Vidal, quien alcanzó 64.782.

La polarización se comió a las dos listas locales de Consenso Federal, que en sumatoria apenas lograron el 4,26%, uno de los peores resultados del lavagnismo en la región, a causa, entre otras cuestiones, de la casi nula campaña realizada por los candidatos.

La izquierda también tuvo una mala elección con apenas 5.025 votos.