El viernes pasado, Rodrigo Ezequiel Busto violó la restricción perimetral y acuchilló nueve veces a su ex mujer en la cocina de la casa que compartieron. La víctima tenía a su bebé en brazos y el agresor está prófugo.

Después de una separación complicada, Florencia Belizan nunca se quedaba sola y su hermano la acompañaba a todos lados porque tenía miedo. Sin embargo, su ex la convenció de que lo dejara pasar a su casa a buscar sus pertenencias y fue allí que la sorprendió con un cuchillo en la mano.

“Agarro las cosas y pedime un Uber”, recordó la víctima en diálogo con Crónica. Mientras su hermano calmaba a los perros que no dejaban de ladrar, Florencia entró con el agresor a su casa y poco después estaba encerrada en el baño.

La violencia duró unos segundos pero fueron los suficientes para hacerle daño. Él la empujó con fuerza, la tiró la piso y la asfixió con la mano en la boca antes de atacarla con el cuchillo.

“Tengo un dispenser con agua caliente, cargué un poco y se la tiré para que mi hermano pudiera abrir la puerta”, contó.

“Agarró un cuchillo y lo único que hice fue tirarme al piso para cubrir a mi bebe mientras él me apuñalaba”, sostuvo la víctima.

“Le manda audios a mi hermano amenazándonos“, sostuvo la joven. La denuncia está radicada en la comisaría cuarta de Ituzaingó.