Un cliente llevó su Ford Mustang a un taller ubicado en Boulogne para realizarle una modificación a los caños de escape. Sin embargo, los mecánicos no sólo no le completaron el trabajo, sino que salieron a dar una vuelta y se lo terminaron chocando contra una pared.

Según trascendió, ocurrió el 18 de julio cuando el dueño dejó el vehículo en un taller ubicado sobre la avenida Irigoyen, con la intención de reducirle el ruido a los caños de escape. Como el lugar no contaba con los elementos necesarios para realizar esa modificación, un empleado, que sería hijo del dueño, condujo el Mustang hasta otro taller más especializado.

Así, el joven de entre 20 y 25 años y un amigo “sacaron a pasear” el auto por el barrio, y aparentemente, durante el trayecto el conductor hizo un giro en U y terminó chocándolo, primero contra un Volkswagen Fox y después contra el frente de una fábrica de mosaicos en la intersección con la calle Roca

El Ford Mustang tiene tracción trasera, un motor V8 y más de 400 caballos de fuerza. El modelo en cuestión está valuado en aproximadamente 70 mil dólares.