El cuerpo calcinado de una menor fue encontrado esta mañana en Santa Brígida. La chica se había escapado de su casa y fue reportada como desaparecida. La principal hipótesis habla de un suicidio.

El nombre de la menor era Débora Guzman, tenía 17 años y se había escapado de su vivienda a pocas cuadras de donde encontraron el cuerpo. Aparentemente, la huida se había dado luego de una fuerte discusión con su padre, un gendarme de 37 años, que le recriminó el hecho de haber mantenido relaciones sexuales con su novio en la casa.

Asimismo, testigos afirman que la menor se despidió de sus amigos y que el padre declaró que faltaba un bidón con combustible en su vivienda.

La causa quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 22 y fue caratulada como “Suicidio”.