Mientras el intendente habló de una “actitud amenazante y desafiante” por parte de empleados de la Agencia de Recaudación bonaerense, y que los mismos les habrían dicho a los comerciantes “aprendan a votar”, desde el organismo desmintieron al jefe comunal y afirmaron que se trató “de un operativo de notificación a contribuyentes no inscriptos en Ingresos Brutos y no hubo ni está previsto clausura alguna por ese tema”.

“Un operativo de ARBA sin precedentes se está llevando a cabo en estos momentos en San Alberto (…). Llegaron y empezaron a entrar a los comercios a clausurarlos, son un montón, vienen caminando con una valija que dice “ARBA” y arrasan con todo”, dijeron usuarios de redes sociales acompañadas de fotos que, más tarde, se sabría eran falsas.

Las imágenes que circularon en redes y replicadas por medios locales. Eran fake.

Sin embargo hoy el intendente Alberto Descalzo posteó en su redes fotos donde se lo ve, junto su hijo, Pablo Descalzo, jefe del Gabinete del Municipio, dialogando con empleados de la Agencia de Recaudación bonaerense.

“Con una actitud amenazante y desafiante, se realizó un operativo de ARBA en el que, con multas desde 80 mil pesos, advirtieron y anunciaron la suspensión de actividades de pequeños comercios de los corredores comerciales de San Alberto y Brandsen”, denunció el alcalde.
“Me comuniqué con la jefa del Departamento de Fiscalización de ARBA, Magalí García, para reclamar el cese de las suspensiones de actividades y las sanciones a locales del Municipio. No voy a permitir que cierren negocios que apenas tienen para comer”, agregó el intendente, en tono de campaña.

Desde ARBA, el gerente general de Fiscalización Masiva, Nicolás Grignola, aseguró que el organismo “no realizó clausuras ni suspendió actividades en establecimientos comerciales de Ituzaingó”.

Grignola explicó que los agentes de la AGencia de Recaudación “sólo efectuaron controles y notificaciones de rutina, previstos en el plan de fiscalización que se planifica a principios de año”. “En estas acciones se les deja una comunicación a los comercios y negocios que no estaban inscriptos. Y en otros casos, se verifica el cumplimiento tributario, por ejemplo, comprobando si se emite factura o se presentan en término las declaraciones juradas de Ingresos Brutos”, agregó.

Por otra parte, subrayó que “los inspectores en todo momento tuvieron un trato respetuoso con los contribuyentes, acorde al código de ética que rige en ARBA, y no hubo diálogos que hicieran referencia a cuestiones electorales o temas ajenos a la labor que desarrollan”, remarcó el responsable del área de fiscalización.

Respecto de las imágenes de supuestas clausuras que se vieron en algunos medios de comunicación, desde ARBA destacaron que se trata de fotos antiguas, referidas a operativos realizados en años anteriores en otros puntos del territorio bonaerense, y no se corresponden con las acciones desarrolladas en Ituzaingó.