Desde el bunker de la calle Francia, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, celebró el amplio triunfo de su boleta en las PASO. Señaló que Juntos por el Cambio alcanzó el 43 por ciento de los votos, y que la segunda fuerza fue el Frente de Todos, que fue dividido en dos listas.

“Nuevamente, los vecinos de San Isidro ratificaron a esta gestión y este rumbo. Vamos a trabajar para -de cara a octubre- convencer a todos los que no pudieron venir a votar y llegar a aquellos vecinos que no recibieron nuestro mensaje”, fueron las primeras palabras del jefe comunal, que va en búsqueda de su reelección.

“Creemos que nuestra gestión puede ser cada vez mejor. Siempre estamos al servicio del vecino. Agradecemos el hecho de haber ganado holgadamente por casi 21 puntos de distancia”, destacó.

Asimismo, Posse remarcó que el Frente de Todos “es la segunda fuerza con claridad”, y detalló que Juntos por el Cambio obtuvo 43 por ciento de votos; 25,5 por ciento cosechó el Frente de Todos; y habló de un 19 por ciento para Convocación Cívica.

“Tenemos margen para evolucionar, y la evolución la vamos a hacer poniendo énfasis en la gestión”, manifestó. “Si los vecinos me eligen, en los siguientes cuatro años de gestión voy a dejar todo para lograr que San Isidro sea cada vez más lindo y más vivible”, sintetizó.

Por último, ya en diálogo con la prensa, el intendente dijo que “este resultado hay que ratificarlo y hay que ampliarlo”, en octubre. Y ante la pregunta sobre la necesidad de contar con más representantes en el Legislativo, planteó que “si un gobierno no tiene la suficiente cantidad de concejales es más débil, y tarda en sacar las medidas”. “Hoy tenemos muchos temas pendientes que no son votadas en el Concejo Deliberante”, denunció.

“Estamos en minoría y queremos recuperar una mayoría lógica que nos permita tener la presidencia y llevar adelante una agenda en la que el concejo deliberante pueda tratar de manera programada las medidas que requiere el Ejecutivo”, cerró.