Con la incorporación del SAME a partir de 2016, los bonaerenses de 107 municipios tienen a mano un servicio de urgencias gratuito al cual recurrir ante cualquier siniestro en la vía pública. Y es de suma importancia, porque con su presencia la mortalidad en accidentes en la vía pública bajó un 16,6 por ciento.

El SAME provincial es el primer sistema de atención de emergencias prehospitalarias y cuenta en la vía pública con más de 500 ambulancias que entregó el gobierno bonaerense y que beneficia a unos 13 millones de vecinos bonaerenses. De ese total 314 fueron entregadas cero kilómetro y de alta complejidad.

Las ambulancias están equipadas con cardio desfibriladores, paneles centrales de oxígeno, tubos de oxígeno independientes para la atención fuera del vehículo, kits para la atención de trauma, partos, personas quemadas y equipo de comunicación.

“Cuando iniciamos este proyecto junto a María Eugenia, aún no teníamos la dimensión de lo que sucedería. El SAME es un sistema de emergencias que cuenta con los más altos estándares de calidad. No es lo mismo llamar a emergencias y no tener respuesta que, como ocurre en el presente, una ambulancia se acerque al lugar en un promedio de 12 minutos. En algunos casos se trata de la diferencia entre la vida y la muerte”, dijo el ministro de Salud bonaerense Andrés Scarsi.

Este sistema se articula con los servicios de guardia locales para poder atender en tiempo y forma a los pacientes, disminuyendo el número de muertes evitables. Al inicio de la actual gestión, la mayor parte de los municipios de la Provincia no contaban con un servicio eficiente de emergencias médicas para cubrir las necesidades de la población.

Entonces el gobierno de María Eugenia Vidal implementó el SAME y el sistema funciona como un proyecto conjunto con cada uno de los municipios en los que ya opera. Los municipios adhieren al SAME a partir de convenios, a través de los cuales la Provincia pone a disposición ambulancias, equipamiento médico, vestimenta, equipo de comunicación y subsidios para sueldos.

Por su parte, los municipios están a cargo del mantenimiento de móviles y equipos, la locación del Centro Coordinador, la sostenibilidad del sistema, el cumplimiento del protocolo de emergencias de la provincia y el compromiso de selección de personal.

De forma simultánea, se realiza una evaluación del municipio para establecer la cantidad de ambulancias -1 cada 50 mil habitantes- y recursos humanos que el mismo necesita. Al mismo tiempo se pone en marcha el proceso de implementación del 107, la Línea Única de Emergencias Médicas.