“En la calle Florencio Ballesteros, entre Adolfo Alsina y Santa Marta, las cuadras se están convirtiendo en un basural, con barro por todos lados, imposible transitarlas, no entran ambulancias ni patrulleros, mientras nadie del Municipio se hace responsable”, comenta Walter, vecino de la zona en contacto con el Whatsapp de SMnoticias.

La denuncia va más allá: “También en la zona donde se mueve la droga, mientras la Policía no existe”. Una realidad en un distrito donde no existe el Estado, a pesar de que se cobran impuestos, que van a parar en parte a edificios vacíos camuflados como hospitales.

“Agradezco si pueden hacer algo para el bien común de los vecinos”, sostiene el denunciante, esperanzado aún, con un gobierno comunal que no viene dando soluciones desde 1999.