Días atrás, un delincuente fue linchado por vecinos y comerciantes tras robar varios locales en avenida Libertador y Perón. Ocurrió durante un apagón eléctrico. Amigos del ladrón lo defendieron ante los iracundos. En las últimas horas, otro bandido quedó colgado de unas rejas cuando intentó ingresar a una casa con fines de robo.

El primer hecho ocurrió días atrás en pleno centro merlense. Según informa el Facebook Merlo Real, vecinos cansados de ser robados decidieron hacer justicia por mano propia. Tras varios minutos de agresiones, “cómplices del delincuente salieron a defenderlo”, indican en la publicación.

Pero a veces a la justicia de la muchedumbre le gana la justicia divina, como lo que ocurrió en la localidad de Mariano Acosta donde un bandido de 19 años tratando de ingresar con fines delictivos a una casa de Homero al 3900, quedó colgando de la reja, cabeza abajo. ¿Se animará algún fiscal a pedir la detención del herrero?