Hubo bronca en Ramos Mejía tras un trágico incendio en un domicilio de Pizzurno al 200, donde viven adultos mayores. El siniestro debió ser circunscripto por Bomberos de Tres de Febrero, dado que la autobomba de La Matanza se rompió a pocas cuadras. Una mujer que resultó con quemaduras debió ser trasladada por vecinos, ya que la intendente Verónica Magario rechazó el sistema de emergencias provincial SAME.

“¿Dónde vivimos por Dios?”, exclamaba un vecino ante la espeluznante escena. Una mujer yacía con importantes quemaduras a la espera, primero, de los Bomberos, y en mayor medida, de una ambulancia.

“¿Por qué carajo no tenemos el SAME?”, reclamaba el hombre, al momento que solicitaban la solidaridad de algún vecino para trasladar a la mujer hacia un hospital.

Finalmente, de la emergencia se hicieron cargo los Bomberos Voluntarios de Tres de Febrero, que socorrieron a la persona que necesitaba hospitalizarse.

Una hora y cuarto después arribó al lugar una ambulancia contratada por el Municipio de La Matanza perteneciente a la empresa MEDIC, la misma que durante la administración de Hugo Curto en Tres de Febrero fue blanco de críticas por las continuas irregularidades en el cumplimiento del contrato.