El intendente y el secretario de Gobierno de Agroindustria recorrieron las instalaciones de este laboratorio, cuyo objetivo es cuidar la inocuidad de los alimentos y la sanidad productiva.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, participó de la inauguración, en Martínez, del laboratorio vegetal del Senasa, cuyo objetivo es cuidar la inocuidad de los alimentos y la sanidad productiva.

“Es un orgullo que esto sea en San Isidro y que nos dé la oportunidad de poder acceder a nuevos mercados del mundo”, expresó el intendente de San Isidro Gustavo Posse, tras la recorrida por las instalaciones del laboratorio considerado el primero en su tipo en América Latina.

“Las tareas que realizan los laboratorios del Senasa ayudan a garantizar enormemente la inocuidad de los productos que consumimos los 43 millones de argentinos más todo lo que exportamos. Se trata de un laboratorio de referencia internacional con un rol clave para darle soporte a la cadena productiva defendiéndola de posibles plagas y enfermedades garantizando la inocuidad de los alimentos y la sanidad productiva”, contó el presidente del Senasa, Ricardo Negri.

El secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, destacó: “La importancia de este laboratorio es central porque en un país que produce alimentos como Argentina necesita tener mercado abiertos para poder colocar alimentos. Y la llave para que esos alimentos lleguen a esos mercados es justamente poder demostrar la inocuidad que se demuestra con laboratorios como este”.

Participaron de la recorrida por las flamantes instalaciones el director general, Rodrigo Bunge; el director del Laboratorio Vegetal, Jorge Kempn; y la directora del Laboratorio Animal, Ana Nicola, entre otros profesionales y autoridades.

Acerca del laboratorio vegetal

El laboratorio vegetal del Senasa se ocupa de certificar los estudios para la detección e identificación fitosanitaria de plagas de importancia cuarentenaria para la República Argentina y países compradores de productos nacionales de origen agrícola; la detección de sustancias contaminantes en productos de origen vegetal; y la realización de controles de inocuidad en ese tipo de productos.

Además extiende los certificados argentinos de calidad exigidos por mercados compradores, así como certifica la calidad de los insumos químicos y/o biológicos de uso agrícola.

En tanto que, por sus modernas instalaciones, el laboratorio animal del Senasa está posicionado entre los diez del mundo que cuentan con un alto nivel de bioseguridad de acuerdo con los parámetros de la Organización Mundial de Sanidad Animal y es el primero en su tipo en América latina.