Lleva su nombre, es el punto de descarga de camiones que también llevan su nombre, pero el intendente de José C. Paz dice desconocer el basural del barrio San Atilio.

Lo encaró un vecino que sufre la contaminación. El jefe comunal manejaba su imponente pick-up, único medio para poder ingresar a los barrizales que abundan en todo el distrito que gestiona desde hace décadas. “No hay ningún basural”, respondió el hombre del poncho.

Indignados por el descaro, los vecinos se organizan cada vez más. Este sábado, desde las 12:30 horas, llevarán a cabo un bingo familiar en la plaza del barrio, en las calles Miller y Managua, con el fin de recaudar fondos para la marcha del 24 de junio donde esperan que el intendente no se siga haciendo el distraído con el negocio de la contaminación.