Victorio Pirillo, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López, conversó con SMnoticias y se refirió al adelantamiento de las paritarias en el distrito, y que comenzarán la semana entrante. Asimismo, lamentó la crisis económica que afecta a la Argentina, y cuestionó las políticas desarrolladas por este gobierno. En ese sentido, adelantó la adhesión del gremio que conduce al paro convocado por Camioneros y las CTA para el 30 de abril, pero reclamó que se realice una movilización.

Inicialmente, sobre el adelantamiento de las paritarias municipales, el gremialista explicó que “es algo que habíamos acordado en el mes de diciembre cuando discutíamos el bono de fin de año”. “Teniendo presente que se venía un año electoral, más la crisis inflacionaria que sigue vigente, consideramos oportuno plantear la posibilidad de adelantar las paritarias, que son anuales, e históricamente comenzaban en julio, con la idea perversa de evitar que los aumentos impacten en el aguinaldo”, señaló.

“Logramos adelantar el comienzo de las discusiones 90 días, lo que no es poco, con lo cual el resultado se verá reflejado en el aguinaldo de junio”, manifestó.

En cuanto a los objetivos que trazan para esa discusión, Pirillo consideró que “lo más importante hoy es sostener las fuentes de empleo”. En ese sentido, destacó que a la fecha, “logramos que 1562 trabajadores pasen a planta permanente, y que más de 2562 contratos sean renovados”.

“Lo salarial es incierto. Uno puede poner un número estimado, pero con la inestabilidad del mercado la cifra puede quedar desfasada por completo. Tenemos que tratar de buscar un número que sea favorable al trabajador y tratar de implementar una clausula gatillo que ante cualquier disparada inflacionaria actúe y vaya actualizando paulatinamente los haberes”, agregó.

Seguidamente, el titular del Sindicato Municipal sostuvo que “los trabajadores están preocupados porque la crisis llegó a todos los sectores”. “Vivimos en un distrito donde hubo 650 despidos en Pepsico, 350 con el cierre de Atanor, 450 con el de la empresa Bangho, otros tantos en Pilkington, y más de de 120 pymes que han cerrado, con lo cual, en el seno de muchas familias de trabajadores municipales de Vicente López ya hay despidos”, expuso, y lanzó: “Todo aquel que pierde el empleo sabe que pasa a formar parte de la legión de excluidos”.

“Hoy en cada familia empieza a haber un despedido, con lo cual los ingresos merman y la realidad es que con un solo salario no alcanza para hacer frente al costo de vida”, detalló. Para él, “la crisis es terrible, pero la psicosis que hay es mayor”. “Y a esto se suman las expectativas desahuciantes, porque no hay un solo indicador que marque que algo va a estar mejor en los próximos meses”, enfatizó.

En esa línea, el dirigente sindical fue crítico de las políticas de Cambiemos, en tanto planteó que instalaron “la mecánica perversa del mecanismo de prueba y error, y lo usan para llegar al objetivo que quieren”. “Por ejemplo, llevan el valor de la luz a 2000 pesos, y ante la queja de la gente lo bajan a 1000, y de 100 a 1000 pesos nadie se atreve a aumentar, pero ellos lo han logrado”, ilustró.

“Hay una política estratégica regional que viene diagramada desde Estados Unidos y desde los sectores que manejan la economía. Hoy las empresas pesan más que los Estados, y eso se ve en toda la región”, entendió. “Este modelo ha sido un éxito para empresas extranjeras y para la plaza financiera, y el grueso de la población, incluso aquellos que han votado a este gobierno, padecen como nunca una crisis gigantesca. La ilusión de avanzar en un camino para vivir en una Argentina mejor se dinamitó”, sintetizó.

Por último, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López adelantó que el gremio adherirá al paro convocado por Hugo Moyano y las CTA para el 30 de abril, pero lamentó que no se convoque a una movilización. “Lo importante es que la gente pueda expresarse y mostrar su descontento. Por eso tiene que haber una movilización, y debería ser sin etiquetas, ya que muchos sectores quisieran participar pero le escapan a algunas banderías políticas y sindicales. El reclamo es justo, porque nadie llega a fin de mes, porque las pyme están siendo diezmadas y porque esta política no nos ha permitido ganar terreno en el mercado internacional”, indicó.

“La radiografía nos muestra que hoy la Argentina está muy delicada”, puntualizó, y completó: “El stablishment y la oposición son cómplices, porque todos han acordado en que Mauricio Macri tiene que terminar de hacer el trabajo sucio, como la reforma laboral y otras leyes que les quedaron en el tintero. La política fija los objetivos, el proselitismo es la puja de lugares. De todas formas el sistema se protege porque no hay lugar para nuevos actores, siendo claro que se ha instituido como regla que por las cloacas del Estado deben transitar los de siempre”.