Fue primicia en las redes de SMnoticias. El principal acusado del crimen de Araceli Fulles, de 22 años, asesinada en abril de 2017 en José León Suárez, murió en las últimas horas tras ser quemado con agua hirviendo por dos compañeros de celda del penal donde estaba preso.

Darío Gastón Badaracco, de 31 años, tenía el 60 por ciento del cuerpo quemado y murió en el hospital de Olavarría. Estaba acusado de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por una o más personas y femicidio.

Fue agredido por dos presos del penal de Sierra Chica, quienes lo golpearon, patearon y tiraron agua hirviendo sobre el rostro, tórax, abdomen y piernas. Trasciende también que el ultimado era portador del virus del Sida.