Ocurrió este viernes. Alejandro García, de 40 años, viajaba en la caja de un camión de recolección contratado por el Municipio de Merlo. Por razones que se intentan establecer, en las calles Gaboto y Fraga, del barrio Loma Florida, cayó al asfalto y fue arrollado mortalmente por otro vehículo del gran porte.

García formaba parte de una cooperativa de trabajo contratada por la Municipalidad de Merlo para la tercerización de distintos trabajos de mantenimiento de calles de tierra, movimiento de suelos, remoción de escombros y disposición sanitaria de residuos.

“Somos una cooperativa de trabajo de ayuda mutua, en la cual el compañerismo, la solidaridad, la equidad y el esfuerzo mancomunado son los cimientos de un trabajo bien hecho”, dice la web de la cooperativa. Queda a las claras que la responsabilidad para con la seguridad de sus trabajadores es nula, y este viernes, tuvo un desenlace fatal.