Mientras una encuesta elaborada por Synopsis para organismos internacionales muestra lo que parece ya una definitiva caída de la intención de voto de Mauricio Macri y la derrota frente a Cristina Kirchner en las generales y en balotaje, en la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal presiona al presidente para que decrete una reglamentación de PASO que evite a todas las opciones del peronismo llevar un candidato de unidad.

Macri pierde

El sondeo redactado en inglés por Synopsis, que consultó a 2372 personas en 29 ciudades de todo el país entre el 4 y el 6 de abril, arrojó que para casi el 60% de la opinión pública, el gobierno de Macri es malo y muy malo.

En lo electoral, el 57% de los sondeados quiere que en las elecciones gane cualquier otro partido menos Cambiemos. En marzo, a la oposición la votaba el 54%. Los indecisos bajaron del 13,9% al 13,2%, ninguno de esos votos fue hacia el macrismo. Cambiemos cayó hasta en su electorado, que con 29,8% logra su marca más baja en las encuestas que viene haciendo esta consultora.

Personalizando, si las elecciones fueran hoy, la ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner le sacaría 7 puntos a Mauricio Macri, con 35,9% frente a 28,8% del actual primer mandatario. De esta forma, la líder de Unidad Ciudadana queda a 4 puntos de ganar en primera vuelta.

El ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, aparece como la tercera opción más votada con 16,5%, lejos de cualquier chance competitiva si se presenta como candidata CFK.

Además de perder en primera vuelta, Mauricio Macri perdería en balotaje frente a cualquier candidato, tendencia que se revirtió en las últimas semanas ya que, en las últimas encuestas, Cristina Kirchner era la única que no podría ganarle la segunda vuelta al líder del PRO.

Vidal pide meter mano en la ley para evitar perder la Provincia

Las últimas encuestas tampoco le son favorables a María Eugenia Vidal, y la preocupación es manifiesta. Es tal el nerviosismo que buscan acciones de una magnitud que supera a todo lo criticado al kirchnerismo.

En los últimos días, Vidal le pidió al presidente Mauricio Macri que modifique la reglamentación de las PASO que permite el armado de listas “colectoras”, con las que, por ejemplo, el radical Gerardo Morales ganó la gobernación de Jujuy en 2015 al ir “colgado” de las boletas presidenciales de Macri, Massa y Stolbizer.

Ese artículo establece que “en el acta de conformación de las alianzas pueden establecerse acuerdos de adhesiones de boletas de diferentes categorías para las elecciones generales, con otras agrupaciones políticas no integrantes de la alianza”.

Sin estas adhesiones, queda imposibilitada la idea de que por ejemplo Sergio Massa, Marcelo Tinelli, Axel Kicillof o quien pueda llegar a ser un candidato a gobernador, acompañe a dos o más opciones presidenciales. Sin dudas una medida que terminará en la Justicia.