El Municipio resolvió con los organizadores del evento que lo recaudado por los materiales reciclados se transforme en la plantación de distintas especies en el partido.

El Municipio de San Isidro resolvió con los organizadores del festival Lollapalooza que lo recaudado por los materiales reciclables obtenidos dentro del evento se transforme en la plantación de distintos árboles en el partido.

“Este festival tiene un programa de reciclaje llamado ‘Rock & Recycle’ que trabaja con una ONG. La idea es que ellos reciclen el plástico, aluminio, vidrio, cartón y papel, y con lo recaudado nos den árboles para plantar en el distrito, cuyas especies sean sugeridas por el Municipio. Serán fresnos, paraísos, tipas, jacarandas”, explicó el subsecretario de Espacio Público, Leandro Martín.

Y agregó: “De este modo, bajamos la huella ecológica que deja tanto consumo de gente en un evento multitudinario y redunda en mejor naturaleza para nuestro distrito”.

Los árboles tienen una gran importancia ambiental en la vida urbana. Entre los beneficios, el arbolado ayuda a conservar un ambiente natural, genera mayor oxígeno y mejor absorción en el suelo cuando hay lluvias.

“Por otro lado, en los alrededores del Hipódromo, el Municipio reforzará la cantidad de contendores -260- y el personal municipal en plazas y estaciones de trenes cercanas donde habrá mayor afluencia de público para mantener a San Isidro limpio”, señaló Leandro Martín.

El programa

El objetivo de “Rock & Recycle” para esta edición del festival es optimizar la separación de los residuos reciclables en origen, reducir la huella ambiental y colaborar en la reforestación con árboles nativos en los espacios verdes.

En el “Rock & Recycle Point” se cambiará una bolsa de material reciclable por una carga de crédito Lollacashless en la pulsera. Entregarán una bolsa con el logo del programa para recolectar residuos del festival y colaborar con la limpieza del medio ambiente. Así, el staff del área podrá realizar una separación segura.

Asimismo, cada persona que desee separar sus residuos, esté o no participando de la actividad, podrá acercarse al mostrador de “Rock & Recycle” y uno de los voluntarios que operarán el espacio se encargará de distribuir los residuos en el contenedor correcto.

Durante la edición 2018 se reciclaron 32 toneladas de vidrio, 2300 kilos de plástico, 550 kilos de cartón y papel, y 1500 kilos de aluminio.