Empleados municipales con camiones ploteados con el nombre del intendente Mario Ishii ingresaron ayer a la Escuela 20 de Sol y Verde y cargaron mobiliario educativo tras la orden de la inspectora distrital, Natalia Gómez, de cerrar varios cursos y trasladar a los alumnos a otras escuelas de la zona. Es porque no se hicieron las obras durante el verano a pesar, dicen los padres, de que el dinero se giró el año pasado.

“La decisión no es de esta Dirección de la Escuela 20, ellos -la Jefatura Distrital- deciden que ocho grados se trasladen a la Primaria 16 y para eso el Municipio pondría micros que llevarían y regresarían a los alumnos a esta escuela”, dijo, siempre en potencial, la directora de la institución, y agregó: “Eso va a suceder si cada uno de los papás autorizan, pero si en su totalidad los padres no quieren, no se va a llevar a cabo”.

Sin embargo, se llevó a cabo, y ayer empleados municipales ingresaron al edificio y vaciaron los cursos. Ante la situación, por la tarde, los padres cortaron las vías del tren San Martín, a la altura de Sol y Verde.

Esta mañana, en un clima de tensión, los alumnos de ocho cursos de la Primaria -entre la mañana y la tarde- se encontraron con colectivos de línea para llevarlos a la Escuela 16, sin ninguna habilitación para el traslado de escolares ni medidas de seguridad básicas. “Es más que extraño el despliegue de estos colectivos de alquiler pagados por el Municipio, y eso se va a repetir todo el año”, aseguran.

Los “micros” que envío el gobierno de Mario Ishii. ¿Cuánto y cómo se pagan?

“Hace años que venimos reclamando por las obras del colegio, no se hicieron durante el verano y ahora sacan a los chicos para llevarlos a otra escuela a 20 cuadras”, sostiene uno de los padres en contacto con SMnoticias. “¿Por qué no se trabajó durante el verano? Que nos dé una respuesta la arquitecta Marina Malvino”, reclama también el vecino, quien aseguró que “sin importar que nos manden a la Policía”, el reclamo va a continuar.