El viernes, no prosperó una reunión entre autoridades municipales y taxistas del distrito, quienes ayer se movilizaron en la plaza central y luego fueron recibidos por las bancadas opositoras. El conflicto está dado porque el gobierno comunal busca que convivan, en la zona del aeropuerto de El Palomar, los tradicionales autos de alquiler y Uber.

El día viernes, las autoridades del Departamento Ejecutivo y el Concejo Deliberante de Morón convocaron a los taxistas que tienen licencias en el Municipio para avanzar en un proyecto de ordenanza que contemple la convivencia pacífica de éstos y Uber, preservando las fuentes de trabajo.

Sin embargo, informó la Comuna en un comunicado, “estos no quisieron ingresar al encuentro porque exigían la participación del representante de la Asociación de Taxistas Unidos, Marcelo Boeri, sin representatividad ni jurisdicción a nivel local.

La reunión fue convocada por Matías Palotti, secretario de Gobierno; Analía Zappulla, presidente del Honorable Concejo Deliberante; Bernardo Magistocchi, secretario de Seguridad; y Diamela Alvarito, directora de Tránsito y Transporte. “En función a la responsabilidad ejercida como gobierno, con el aeropuerto El Palomar operando vuelos comerciales que utilizan miles de pasajeros, y con el objetivo de brindar soluciones que beneficien a todos los vecinos, las autoridades del Municipio decidieron mediar para lograr una convivencia entre Uber y taxistas”, escribió el área de Prensa municipal.

Fueron los funcionarios quienes no aceptaron la participación del representante de la Asociación Taxistas Unidos, y a partir de esa negativa los choferes decidieron cancelar el encuentro e interrumpir el diálogo.

“Lamentablemente es conocido el accionar violento de ciertos personajes. Somos un gobierno presente y por pedido del intendente estamos estudiando y analizando el tema, pero del otro lado están planteando una movilización para mañana, molestando a los vecinos”, cuestionó el secretario de Gobierno, Matías Palotti. Reiteró además que “para nosotros es esencial que todos los choferes puedan preservar sus fuentes de trabajo y ser intermediarios para que haya una convivencia pacífica dentro del distrito”.

La movilización se realizó en el día ayer, en la plaza central del distrito. Luego, los taxistas fueron recibidos por las bancadas de Unidad Ciudadana y del Frente Renovador.

Al respecto, Hernán Sabbatella, presidente del bloque kirchnerista, consideró que el gobierno municipal “nuevamente quiere imponer medidas que ponen en riesgo sus fuentes de trabajo”, y acusó al Municipio de querer “consagrar el funcionamiento de un transporte que no tiene ningún control por parte del Estado y que viola toda normativa vigente”. “Queremos que el intendente Ramiro Tagliaferro escuche a estos trabajadores de años en nuestra ciudad y cuide el trabajo de nuestros vecinos”, completó.

Por su parte, Gabriel Orlando, delegado de los taxistas de la parada del aeropuerto de El Palomar, explicó que “no avalamos para nada el transporte ilegal, y descartamos cualquier tipo de propuesta destinada a legalizar” el funcionamiento de Uber. “Esta empresa, lejos de generar beneficios para pasajeros y trabajadores, termina perjudicándolos en todos los sentidos” no estamos dispuestos negociar con ellos.

Adelantó que el jueves al mediodía mantendrán una reunión con la presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte del Concejo Deliberante, Karina Godoy, pero aclaro que el Ejecutivo aun no fijó una fecha para realizar una nueva reunión. “Hoy morón está inundado de Uber, o sea, transportes sin ningún tipo de habilitación. Nosotros lo hemos denunciado pero la situación se profundizó. Ahora, por lo visto, la propuesta del Ejecutivo es una suerte de convivencia pacífica con esta empresa que no respeta ningún tipo de norma ni nacional, ni provincial ni municipalidad. Es una decisión irresponsable que no estamos dispuestos a aceptar”, finalizó.

Si bien la actividad de Uber no está legalizada en nuestro país, salvo en la provincia de Mendoza, funciona de hecho como una empresa de traslado que está logrando masificarse en virtud del valor competitivo de su servicio y la agilidad de la prestación.

En lo que hace a su actividad en el partido de Morón, hacia fines de enero pasado se registraron incidentes entre taxistas de la parada del aeropuerto de El Palomar y choferes que operan por medio de la aplicación digital cuando éstos últimos comenzaron a llegar con sus autos no sólo a dejar pasajeros -hecho que no se puede controlar ya que cada cual elige llegar hasta allí como prefiera- sino también a levantar viajeros recién llegados por vuelo a la estación aerocomercial.