Tras una pelea vecinal, un hombre que fue llevado en aparente estado de inconciencia a la comisaría segunda de Hurlingham murió en el calabozo de la dependencia. A consecuencia hay 11 policías aprehendidos por el delito de abandono de persona seguido de muerte.

El hecho ocurrió ayer en Villa Tesei. Según trascendidos, el hombre de 49 años tenía reiterados conflictos en su barrio, y este fin de semana, tras una violenta pelea, terminó detenido. En aparente estado de ebriedad, y bajo los efectos de drogas, habría sido “tirado” por propios vecinos en la puerta de la comisaría.

El individuo nunca habría recuperado la conciencia, asimismo tampoco los policías habrían cumplido con el protocolo y convocado a asistencia médica.

Murió minutos después en el calabozo, ante la mirada testigo de otros detenidos. La ambulancia arribó tiempo después para constatar el óbito.

Por la situación fueron aprehendidos el comisario Walter González, un subteniente, un sargento y 8 oficiales.