Ocurrió anoche en José C. Paz. Según testimonios, el hombre, un vendedor ambulante paceño, fue acusado por una mujer de haberle robado a su hija, por lo que fue linchado por una muchedumbre. Resultó ser su hija, a la cual la madre no le permitía ver.

La ley de la selva en un municipio sin Estado. La gente pudo linchar, en pleno centro de la ciudad, a un hombre sin que intervenga ninguna fuerza de seguridad.

La versión de que el hombre era un “robachicos” circuló como reguero de pólvora, y el último vestigio de civilización terminó por caer en las tierras de Mario Ishii.

El hombre fue arrastro, golpeado salvajemente, expuesto y humillado. A pocos metros, la madre de su hijo que lo acusó de ser un secuestrador. José C. Paz, tierra de nadie, donde los agresores, fácilmente identificables gracias a los videos de celulares, tuvieron tiempo de sobra para hacer injusticia por mano propia.

Fue una prima de la mujer quien aclaró la situación en redes sociales, informó que el joven se llama Nahuel, es el padre de la criatura a la cuál acusaron de robar, y lo definió como una persona educada.