Inspectores de tránsito del Municipio visitan los campos de deportes para enseñar el comportamiento y las normas básicas en la vía pública.

En las colonias de verano de San Isidro, los chicos no sólo se divierten sino que también aprenden. Un ejemplo de ello es el enorme circuito que se va armando en los distintos Campos de Deportes municipales, donde niños, realizan clases de educación vial con inspectores de la Dirección de Tránsito.

“Trabajamos no sólo en los aspectos recreativos y deportivos, sino también con el educativo, a través de distintos talleres. Me parece que es una forma muy divertida de aprender y creo que ellos recuerdan mejor las cosas”, expresó la directora de la colonia del Campo de Deportes 4 de Martínez, Vanesa Gimeno.

A su lado, la directora del Centro Municipal de Actividades Especiales, Carla Cassinerio, agregó: “Nosotros trabajamos con chicos con distintas discapacidades. Nos parece bárbaro este tipo de iniciativas porque, además de aprender, nos aporta mucho en lo que respecta a la integración. Esto hace que los chicos aprendan y sociabilicen con sus compañeros”.

Tras una pequeña charla, los chicos se subieron a sus bicicletas, triciclos y monopatines para poner en práctica lo aprendido en un circuito con semáforos y sendas peatonales.

“Esta es una prolongación de la actividad que realizamos durante el año en jardines y escuelas del Municipio. Muchos malos hábitos se aprenden desde chicos, por eso es importante que ya vayan prestando atención a las normas de tránsito y puedan remarcárselos a sus padres para que también las respeten”, subrayó Osvaldo Fernández, de la Dirección de Tránsito.