En el distrito, el frente opositor a Cambiemos -de fuerte componente kirchnerista- tiene varios actores. Sobresalen, el espacio que conduce el intendente Gabriel Katopodis; las agrupaciones y la militancia encolumnada detrás del concejal Hernán Letcher; y aparece el vecinalismo de Somos San Martín, integrado por peronistas, radicales, socialistas y referentes del gremialismo. Con la tan ansiada unidad hoy lejana, es una posibilidad una PASO de tres listas.

Estos tres sectores coinciden en destacar la necesidad de derrotar a Cambiemos en las próximas elecciones. Así lo expresan los referentes en sus declaraciones públicas y privadas. Las diferencias, aparecen en el territorio.

Por el lado del katopodismo, la situación parece ser clara. En 2017, el jefe comunal, acompañando la candidatura de Florencio Randazzo, tuvo una flojísima performance electoral. Para ganar en 2019 -y todo indica que iría en busca de una reelección más- sabe que necesita del apoyo del kirchnerismo, y actúa en consecuencia, por ejemplo, siendo uno de los impulsores de los reclamos judiciales contra los aumentos de tarifas; o fogoneando públicamente candidaturas, como por ejemplo la del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, a gobernador; o la de Máximo Kirchner, como cabeza de la lista de diputados nacionales por la Provincia.

En el espacio, son conscientes también que una interna es una posibilidad muy concreta, y que esa PASO no sería nada sencilla. No obstante, cuentan con el respaldo de varios sectores del peronismo, entre ellos, el que conducen el dirigente Oscar Bitz y su hija, la concejal Georgina Bitz.

El contendiente en esa PASO sería el concejal ultrakirchnerista Hernán Letcher, que si bien construye un perfil mediático más ligado al análisis de la economía nacional -por su perfil profesional, claro está- es el principal referente de Unidad Ciudadana, y de hecho es quien encabezó en 2017 la boleta de ese espacio en el distrito. Justamente, ese es uno de sus puntos altos, nunca despegarse de la figura de la ex presidente Cristina Kirchner, por lo que, el voto duro kirchnerista podría estar con él.

En contrapartida, Gabriel Katopodis llegó al gobierno con el Frente para la victoria, luego se sumó al Frente Renovador para después volver al kirchnerismo y de ahí saltar a las filas de Florencio Randazzo. Ahora, sabiendo que en la ingeniería electoral es clave la figura de CFK, se ubica de nuevo en ese sector. Habrá que ver, en una interna, cuanta influencia puede tener el voto duro.

Sin embargo, aflora un tercer actor en este frente opositor a Cambiemos, el vecinalismo de Somos San Martín, un espacio emergente integrado por peronistas, radicales y socialistas. También posee una fuerte extracción gremial, ya que articulan con Jorge Deantoni, hombre del radicalismo, secretario general de La Bancaria en San Martín y Tres de Febrero y referente de la Corriente Federal de los Trabajadores; con el Sindicato de Petróleo Gas y Biocombustible, con la fuerte presencia de Pedro Milla, hoy secretario general de la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles; y con otras organizaciones sindicales que aportan al armado del espacio.

Si bien algunos dirigentes son parte de la gestión municipal, sostienen miradas políticas diferentes. Tienen además un fuerte trabajo territorial, que se manifiesta en acciones en clubes de barrio, en merenderos, y en la campaña de recolección de firmas contra los tarifazos. Y en cuanto a lo político, ya han avanzado en diversas reuniones con referentes nacionales, como con los diputados nacionales Leopoldo Moreau, Felipe Solá y Axel Kicillof. A este último, justamente, lo ubican como su candidato a gobernador de la Provincia.

Como se dijo antes, la tan ansiada unidad parece una posibilidad lejana, por lo que desde Somos San Martín no descartan ser la tercera pata de la PASO kirchnerista. Y en ese sentido, ya han avanzado, con la constitución legal del partido político, la herramienta que les permitiría tener la boleta en agosto.