Trabajadoras de Nordelta junto a movimientos de izquierda protestaron esta tarde en el ingreso al barrio privado ubicado en la localidad de Pacheco. Denuncian “el maltrato que sufren por parte de empleadores y habitantes de los barrios”.

La problemática se visibilizó cuando empleadas domésticas expusieron la discriminación de la que eran víctimas por parte de la empresa de colectivos “MaryGo”, porque, según testimonios, “los dueños dijeron que no querían compartir el transporte con nosotras porque ‘hablábamos mucho y estábamos transpiradas’”.

La segregación no quedó ahí: Ahora las mujeres dicen que las acusan de tener “mal olor” y “traer el dengue” al país.

El reclamo tuvo lugar en el cruce de la Ruta 197 y avenida Nordelta, en Tigre. Estuvo organizado por la comisión de mujeres de Madygraf, militantes de partidos de izquierda y estudiantes universitarios.

“La protesta denuncia los contrastes que hay entre la realidad de las empleadas y los patrones y patronas para los cuales trabajan. Son más de 10 mil las mujeres, muchas de ellas inmigrantes de países limítrofes, que ofrecen sus servicios en este complejo inmobiliario y no tienen derechos laborales ni sindicales”, expusieron en un comunicado.

“Están en negro y trabajan para las principales figuras del poder político y económico, quienes las consideran como ‘su propiedad’ y las discriminan porque ‘tienen mal olor’ y porque ‘pueden traer el dengue’”, cuestionaron.