Sumado al éxito de las colonias de verano que desarrolla el Municipio en distintas sedes, las colonias itinerantes recorren barrios periféricos para que chicos y chicas de 6 a 12 años y personas con discapacidad puedan disfrutar del verano con juegos, actividades y alimentos.

Es una solución para los papás que no pudieron inscribir a los chicos en las colonias clásicas que año tras año suman más participantes. Son casi 14 mil los nenes y nenas que acuden a las colonias, tanto en las sedes como en las itinerantes, número que se incrementó notablemente desde los mil chicos que acudían en 2007 a la única colonia que se desarrollaba en el CeMEF.

Se tratan de repetir, en la medida de lo posible, las mismas actividades que en las sedes físicas, con la diferencia que “la colonia en los barrios” se realiza en plazas y espacios abiertos de distintas localidades. Están a cargo de profesionales de educación física, asistentes pedagógicos y auxiliares.

A diario, los participantes de la Colonia reciben una vianda nutricional que incluye desayuno, almuerzo y merienda. Además, al finalizar cada jornada una cooperativa de trabajo se encarga de la limpieza y acondicionamiento de los lugares.