Ocurrió minutos antes de las 8 de la mañana durante un control de tránsito realizado en las calles Acasusso y Torello. A pocos metros del lugar, un Volkswagen Gol chocó por detrás a un Ford Fiesta. Con violencia, el conductor se negó a brindar su documentación, aceleró el auto y arrastró a dos agentes.

En el auto viajaban varios hombres que, por testimonios, estarían en estado de ebriedad.
Tras el accidente, al acercarse los inspectores que efectuaban un control de tránsito a los pocos metros, recibieron respuestas violentas y resistencia por parte del conductor del Volkswagen Gol, quien, sin miramientos, aceleró su auto y en la huida arrastró a los dos municipales.

Ambos agentes terminaron con heridas leves, resultando uno más golpeado al haber sido arrastrado en el capot del vehículo por varios metros.
La Policía aún intenta dar con el conductor del vehículo.