El Código de Ordenamiento Urbano es tal vez el tema más sensible del distrito de Hurlingham. Desde la independencia que logró el partido en 1995 se viene manejando la misma normativa que cuando era parte de Morón, lo que durante años motivó lo que muchos llamaron “el festival de vías de exepción”.

Éso se cortó desde la llegada del intendente Juan Zabaleta, quien prometió trabajar para la creación de una nueva normativa que contemple las necesidades actuales de los vecinos y comerciantes. Así fue como a mediados de este año se presentó un anteproyecto elaborado por la Coordinación de la Unidad de Gestión para la Planificación Estrategia que conduce Lautaro Aragón.

Parecía que esto era lo único que podría llegar a unificar al arco político hurlinghense pero no fue así. Hace dos semanas se realizó la audiencia pública referida al tema y no tuvo la aceptación esperada, lo cual despertó fuertes cruces entre varios referentes.

El presidente del bloque de Unidad Ciudadana, Adrián Eslaiman sostuvo que la postergación se trató de un acuerdo con el jefe comunal y que el nuevo COU se discutirá en febrero en el Concejo Deliberante. Asimismo, el edil instó a su par de Cambiemos a trabajar en la ordenanza durante el mes de enero a pesar de que “hace mucho calor”.

“Estamos convencidos que tenemos que crecer, pero con una planificación estratégica y sin perder nuestra identidad”, dijo Delfino en su comunicado.

“Es hora que los vecinos de Hurlingham conozcan algún mínimo aporte de Delfino para discutir el futuro de los Hurlinghenses”, respondió Eslaiman en este sentido.

SMnoticias consultó fuentes oficiales y se sabe que por el momento no hay una fecha definida para el tratamiento del Código de Ordenamiento Urbano en el Concejo Deliberante, puesto que debe primero salir con despacho de comisión, aunque es de esperarse que, efectivamente, sea febrero el mes en cuestión y que la ordenanza esté lista antes de arrancar las sesiones ordinarias.

Se suponía que lo único que podía unir a los referentes políticos de Hurlingham era la sanción de un nuevo COU, pero esto no ocurrió y ya se palpitan las disidencias que serán la antesala de la contienda electoral del año próximo.