“Las actividades de aeronavegación en El Palomar producen molestias al vecindario y a las actividades de la zona, por lo que no se recomienda la construcción de nuevos establecimientos ni residencias sin realizar un análisis completo de la situación”, manifiesta un informe de la Universidad de Tres de Febrero. Entre los escenarios analizados el informe dictamina que sin operaciones nocturnas bajan las probabilidades de demandas, y que en caso de incrementarse las operaciones habría “serios” problemas de ruido. El estudio advierte acerca de la falta de legislación a nivel nacional, provincial y municipal en torno al ruido aeronáutico.

La Universidad Nacional de Tres de Febrero, a través del Centro Integral de Servicios Tecnológicos de Acústica y Sonido  y la carrera de Ingeniería de Sonido, realizó un Estudio de Impacto Acústico del aeropuerto El Palomar  en diferentes condiciones de funcionamiento. El estudio se impulsó con el objeto de aportar un punto de vista académico y neutral sobre el tema, a partir de la preocupación por parte de los vecinos de los partidos de Morón, Hurlingham y Tres de Febrero, donde se encuentra el aeropuerto, del impacto ambiental que ocasiona y que podría generar en caso de que el uso comercial del aeródromo se incremente.

El tránsito aeronáutico es una de las fuentes de ruido más importante en los entornos urbanos y, entre todos los medios de transporte, los aviones son los que más energía acústica emiten. Generalmente, el momento en el que más ruido se genera es durante el despegue, dado que los motores se exigen al máximo, seguido en importancia por el sobrevuelo y, por último, el aterrizaje.

A diferencia del ruido generado por una autopista, los sonidos emitidos por las aeronaves son fuentes de ruido de gran magnitud y de muy corta duración; la molestia provocada por ese tipo de fuente, comparada con un mismo nivel de presión sonora continuo equivalente, suele ser mayor. En particular, el ruido aeronáutico puede ser un agente perturbador del sueño.

En el informe se detallan los resultados de mediciones realizadas en las inmediaciones del aeropuerto y se presentan una serie de mapas de ruido de la zona según diferentes situaciones con el objetivo de predecir y valorar el impacto acústico si se continúa incrementando la cantidad de operaciones diarias de aviones comerciales.

Los investigadores explican que al no existir legislación que establezca un marco regulatorio en relación con niveles de ruido en vecindarios producidos por actividades aeroportuarias, el equipo científico de la casa de estudios entiende que la problemática debe abordarse desde la predicción del porcentaje de denuncias y demandas según parámetros internacionales establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional.

Elaeropuerto de El Palomar está ubicado en el partido de Morón, en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Allí se encuentra establecida, desde el año 1949, la base militar de la Brigada Aérea 1, una de las siete unidades activas de la Fuerza Aérea Argentina. Recientemente, este aeropuerto fue autorizado a operar con fines comerciales en beneficio de la primera aerolínea low cost de Argentina, Flybondi.

Cabe mencionar también que se encuentra en las proximidades a una zona residencial y de varias instituciones educativas, incluyendo la Escuela de Educación Secundaria Técnica 4 y el Colegio Emaús.

Metodología aplicada

El ruido de diferentes fuentes sonoras se puede medir o describir de distintas maneras, existiendo formas alternativas de medir o describir incluso el mismo tipo de fuente de ruido. El valor numérico que representa una forma de medir o describir un ruido es un “descriptor”.

En el caso particular del aeropuerto de El Palomar, si bien se realizaron mapas de ruido del nivel sonoro continuo, el equipo científico a cargo del informe consideró que el descriptor apropiado es el Pronóstico de Exposición de Ruido, según lo establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional y de acuerdo con la idiosincrasia -husos horarios- local.

El Pronóstico de Exposición de Ruido permite estimar la probabilidad de que se produzcan demandas o acciones legales contra el aeropuerto según diferentes grados de molestia. Este es el descriptor establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional para la evaluación del ruido producido por gran parte de los aeropuertos argentinos.

Para el estudio se llevaron a cabo una serie de mediciones in situ y se desarrollaron diversos modelos computacionales –mapas de ruido y cálculo del descriptor del Pronóstico de Exposición de Ruido con registros sonoros reales– utilizando softwares propios y de terceros.

En el estudio, el ruido aeronáutico analizado es aquel producido únicamente por los aviones Boeing 737-800 de la empresa Flybondi que actualmente operan en el aeropuerto de El Palomar, sin tomar en consideración las actividades realizadas por aeronaves militares ni aquellos aviones ligeros de uso particular que operen en el aeropuerto.

El ruido aeronáutico es un ruido de muy corta duración, de gran ancho de banda -es decir, contiene gran energía en casi todo el espectro de frecuencias audibles- y que produce un incremento muy pronunciado del nivel sonoro por muy poco tiempo.

“Habiendo realizado un estudio técnico, el equipo científico entiende que las actividades relacionadas con la aeronavegación en el aeropuerto de El Palomar, con la cantidad de operaciones existentes al día 23 de julio de 2018, producen molestia al vecindario y a las actividades de la zona”, sentencia el informe. “Se esperan reclamos individuales repetidos. No se debe proceder con la construcción de residencias, escuelas, iglesias, etc., sin realizar un análisis completo de la situación”, agrega.

Se clara también que “incrementar a más del doble la cantidad de operaciones diarias actuales acercaría el Pronóstico de Exposición de Ruido a la banda inmediatamente superior”, donde la valoración de la contaminación sonora pasa a ser: “Es probable que haya serios problemas de ruido. No se recomienda realizar construcciones ni otra actividad sin hacer un análisis completo de la situación”.