Tras 288 años de espera, la Catedral de Morón, una de las seis más antiguas de toda la provincia de Buenos Aires, tiene su propia escritura. El intendente Tagliaferro y el obispo Jorge Vázquez encabezaron el emotivo momento.

El 4 de diciembre de 2018 es un día que quedará para la historia. Tras 288 años, por primera vez la Catedral de Morón tiene sus escrituras, que se firmaron en un emotivo acto presidido por el intendente Ramiro Tagliaferro y el obispo Jorge Vázquez, acompañados por el escribano Diego Molina, asesor de la Escribanía General de la provincia de Buenos Aires.

La actual Catedral de Morón nació el 23 de octubre de 1730 como una parroquia y su patrona es la Inmaculada Concepción del Buen Viaje, en un claro símbolo de que Morón históricamente es “posta de caminantes”. Fue en 1957 el momento en que la parroquia se convirtió en catedral, cuando se creó el Obispado.

Durante la firma de las escrituras, Tagliaferro señaló: “La iglesia siempre fue el punto de referencia de Morón. Firmar hoy esta escritura, salda una asignatura pendiente que teníamos los moronenses con nuestra historia, con nuestra identidad”.

En este mismo sentido, Vázquez, también marcó: “La Catedral de Morón es un ícono que nos representa, porque es un monumento cultural con una historia muy rica detrás”. “Nuestra inspiración es la Virgen del Buen Viaje, porque nos enseña siempre a caminar todos juntos”, enfatizó.

De la ceremonia participaron, además, la presidente del Honorable Concejo Deliberante, Analía Zapulla; el coordinador del área de Culto de la Secretaría General de la provincia de Buenos Aires, Walter Jiménez; y la asesora de Unidad Intendente, Natalín Faravelli.