Ayer, en la Facultad de Ciencias Económicas, se presentó el libro “Caso San Miguel, gestión estratégica de ciudades”.

Algunas de las principales políticas públicas de la Municipalidad de San Miguel fueron volcadas en el libro “Caso San Miguel, gestión estratégica de ciudades”, presentado anoche en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, con la presencia del ministro de Gobierno bonaerense, Joaquín de la Torre; y del intendente municipal Jaime Méndez.

Se trata de un intercambio académico entre la prestigiosa casa de estudios y la Municipalidad de San Miguel, a través del cual se analizan distintos ejes de gestión del gobierno local -resumidos en el libro- y se discuten en clase con el aporte de alumnos y docentes.

El libro, escrito por Omar Quiroga, director del Centro de Ciudades Inteligentes; y María de los Ángeles Reig, aborda cuatro ejes centrales, la recuperación del espacio público, las políticas en primera infancia y familia, la identidad y la seguridad y participación ciudadana.

“San Miguel en la facultad se convirtió en un caso de estudio. Salimos con nuestro a modelo al distrito, tratamos de pensar la ciudad con su gente, pero a su vez lo introdujimos en las aulas”, señaló Quiroga. “Tenemos alumnos que hacen su aporte con sus proyectos para nutrir a San Miguel de ideas nuevas, innovadoras, y ese es un objetivo que la universidad debe tener”, agregó.

El contenido del libro fue incluido como material obligatorio en el Seminario de Integración y Aplicación de quinto año de la Licenciatura en Administración, y en el primer año de la Maestría en Planificación y Gestión de Ciudades.

“Los ejes de este libro, que generosamente escribieron Omar y Ángeles, tienen que ver con políticas públicas pensadas a largo plazo, para las futuras generaciones, cuyos resultados quizá no alcancemos a ver desde este lugar pero que son fundamentales pensando en un San Miguel a veinte años”, manifestó el ministro Joaquín de la Torre.

Por su parte, el intendente Jaime Méndez expresó: “Somos muy conscientes de todo lo que falta y no nos sentimos modelo de nadie. Sin embargo, esta reflexión hecha en el marco del libro nos permite reconocer y estar orgullosos de lo que fuimos haciendo. Son logros que no son suficientes ni definitivos y que debemos seguir trabajando y mejorando día tras día, año tras año”.