Los vecinos de Intendente Luis Gaeberler, entre Larrea y Azcuenaga, en Morón, se sienten abandonados por la gestión de Ramiro Tagliaferro. A pocas cuadras de la Municipalidad, la calle presenta un estado de total abandono.

“Gastan fortuna en un Metrobus inútil, o en calles que dan al aeropuerto de El Palomar, pero se olvidan de los barrios”, reclama Carlos, en contacto con SMnoticias.

Parece que Morón no tiene nada que envidiarle a los distritos más pobres del conurbano. Días atrás otro lector nos envió un reclamo por calles de tierra en Villa Sarmiento. Inacción y obras direccionadas a la conveniencia de los poderosos.