Otra vez los vecinos de Villa Ballester protagonizaron un fuerte reclamo ante las autoridades policiales y políticas después de robos con trágicos desenlaces. Como sucedió en el 2008 tras el asesinato de 6 vecinos, la gente se dio masivamente a las calles, y entre hartazgo e indignación, pidieron la presencia de fuerzas federales ante la inacción de la Policía Bonaerense.

Si bien la convocatoria era en la esquina de Alvear y Boulevard Ballester para reclamar frente a la comisaría segunda, la masiva presencia de gente, calculada en miles de personas, terminó colmando varias calles del centro de la ciudad.

Nadie se conformó con las explicaciones de los titulares de la comisaría del barrio, con excusas que se repiten una y otra vez. Al margen de las falencias técnicas y de recursos que arguye la Policía Bonaerense, los vecinos dan por hecho que existen zonas liberadas y por eso la actitud fue de repudio, más que de diálogo.

También hubo críticas al gobierno municipal de Gabriel Katopodis. Al momento de pedir justicia, la gente no distingue entre partidos políticos, y si bien es claro que la seguridad es responsabilidad del gobierno de María Eugenia Vidal, fue el propio jefe comunal quien recién asumido, en 2012, durante una protesta por seguridad frente a la Municipalidad afirmó: “El tipo que está acá se pone al frente de la seguridad de San Martín”.

Acompañados por foristas de seguridad estuvieron familiares de Zaira Ailén Rodríguez, la joven de 21 años asesinada de un balazo en la cabeza el sábado por la noche en Ballester cuando criminales quisieron robarle el auto.
Cómo los familiares de Zaira, decenas de vecinos victimas de delitos, algunos graves, otros menores, pero todos con la misma sensación de desprotección causada por la corrupción en las instituciones, por los jueces garantistas, y por una sociedad que reclama cuando la sangre ya llegó al rio.