Anoche, pasadas las 20 horas, un vigilador privado fue asesinado por delincuentes cuando quiso impedir un robo en la vía pública en la intersección de Remedios de Escalada y General López, en Martín Coronado.

Los delincuentes ultimaron de un disparo en la cabeza a Ramón Quintana, de 68 años, quien todas las noches oficiaba de seguridad privada en una garita ubicada frente a una empresa dedicada a la fabricación de botiquines.

Tras el crimen, los delincuentes se dieron a la fuga sin que haya datos al momento de su posible identificación y detención.

La garita del vigilador asesinado anoche.