Ya son 23 las panaderías de Hurlingham, Villa Tesei y William Morris que se adhirieron al programa. Esta política cuida el bolsillo de los vecinos y protege la producción y el empleo en el sector.

El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, presentó el decreto que exime a las panaderías del pago de la Tasa por Servicios de Inspección de Seguridad e Higiene, una medida que permite como contraprestación el desarrollo del programa Pan Popular, que se vende a los vecinos a mitad de precio, garantizando el acceso a este producto de la canasta básica.

La presentación tuvo lugar en el salón oval del Municipio y contó con representantes del Centro de Panaderos de Hurlingham. En total, hay 23 panaderías que ya forman parte del programa.

“Nos parece que es parte de la política que tenemos que desarrollar los intendentes para cuidar el bolsillo de los vecinos. El análisis que hacemos de esta iniciativa es muy bueno, los panaderos nos decían que los jubilados que habían dejado de comprar el pan están volviendo y recuperan clientela, son panaderos de toda la vida que se suman con mucho compromiso”, resaltó el intendente.

Además, señaló la preocupación por la situación social: “Es una crisis sostenida que desgraciadamente se va a profundizar porque el acuerdo con el Fondo Monetario, que no es un Fondo Monetario bueno como decía el presidente, nos está llevando a situaciones límites; y eso nos pone en el compromiso de pensar iniciativas para cuidar el bolsillo de los jubilados y de todas las familias”.

El programa Pan Popular funciona en distintas panaderías de Hurlingham, Villa Tesei y William Morris, adonde las familias pueden acercarse y conseguir este producto a mitad de precio.

Tiene como objetivos garantizar este alimento a los vecinos y proteger el comercio local, la producción y el trabajo en el sector, golpeado por los tarifazos y la suba de precio de los insumos.