La información llegó a la redacción de SMnoticias. La victima asegura que un sobrino y su hermana ocuparon su casa e intentaron arrojarla por la escalera. Asimismo, indicó que si bien realizó la denuncia, la Policía no accionó, por lo que quedó en la calle.

Todo ocurrió ayer por la tarde. Según denunció un allegado a la víctima, identificada como Karina Cardozo, un sobrino de ella, con antecedentes penales, “ingresó por el balcón, escalando tres pisos”, a su propiedad.

Una vez adentro, y tras golpear a la mujer, permitió que ingrese a la casa del barrio Mil Viviendas, en el partido de San Fernando, su madre, hermana de la damnificada, “quien acompañada de otro hijo suyo, la tomaron a golpes de puño e intentaron tirarla por las escaleras del tercer piso”.

“Los vecinos acudieron por la victima evitando que la misma sea arrojada al vacio”, escribió el denunciante, y aseguró que Karina Cardozo fue dejada en la calle “vistiendo lo puesto, quedando todas sus pertenencias en el interior de la finca”.

El violento conflicto familiar se habría desatado porque “las personas en cuestión exigen la supuesta titularidad del inmueble, sin recurrir a medida judicial alguna, actuando por la fuerza”. “La mujer posee adjudicación por el Instituto de la Vivienda provincial, sin embargo los agresores, usando la ley del lejano oeste, usurparon la vivienda” remarcó.

Finalmente, en la denuncia se menciona que “la Policía, a pesar de estar ante caratulas penales de gravedad, no accionó, quedando la victima aun en la calle”. Pese a no haber orden judicial, el vecino entiende que “podían haber actuado de oficio”, por lo que habló de “un claro incumplimiento en el procedimiento de la Policía, o algún grado de connivencia”.